El futbol, la inmigración africana y el sueño europeo

“Cuando las cosas iban bien, los diarios me llamaban el goleador belga; cuando no, el descendiente de congoleños”

Romelu Lukaku (Delantero de la selección de Bélgica)

Estas últimas semanas todos los amantes del futbol hemos disfrutado como cada cuatro años de la fiesta más importante del deporte rey y en tiempos de globalización el impacto así como las emociones que despierta han sido capaces de seducir a la mayoría de personas en el planeta.

Esta copa del mundo está siendo particularmente emotiva y llena de sorpresas, ingredientes que permiten enganchar a la audiencia fácilmente. Varios de los principales equipos candidatos a la gloria fueron eliminados por equipos sin pergaminos, nuevamente la historia de David frente a Goliat resurgió pero trasladada al deporte. Es esa pequeña posibilidad de que ocurra lo imprevisible lo que hace tan atractivo este deporte.

En paralelo a los partidos de futbol se han conocido interesantes historias de los protagonistas del espectáculo que son los jugadores, de sus historias personales y sus esfuerzos por convertirse en atletas de élite. Una de las historias que más ha llamado la atención sobre todo teniendo a Francia y Bélgica como protagonistas de uno de los recientes partidos de cuartos de final ha sido la de la diversidad racial y cultural de sus integrantes con una fuerte preponderancia africana. Francia tiene trece jugadores con raíces africanas donde al menos uno de sus progenitores proviene de uno de los países de este continente. Por su lado en Bélgica hay ocho jugadores con similares raíces.

Como ejemplo tenemos a la joven estrella francesa Kylian Mbappé que ha encandilado con su juego y cuyo padre es de origen camerunés y su madre argelina. Podemos ver que Europa se ha convertido en un crisol de culturas desde hace mucho tiempo pero el futbol ha permitido apreciar un aspecto positivo de este mestizaje y demostrar que la mixtura hace un producto más fuerte para el futbol y seguramente para otras actividades deportivas así como de otra índole.

En este proceso de inmigración criticado por posiciones ultraderechistas en Europa los inmigrantes de los países más pobres de áfrica siempre han sido objeto de discriminación y se ha intentado por muchas medidas desconocer su rol en las sociedades de las principales naciones europeas. Es en este complejo proceso geopolítico y económico pero también sociológico que surge el futbol nuevamente como un salvavidas para los niños más desfavorecidos y les brinda la posibilidad de trascender a través del deporte para poder recuperar un poco de esa identidad de nacionalidad que les fue negada en repetidas oportunidades por el país que acogió a sus padres.

Como bien manifiesta la estrella del futbol Belga de origen congolés Romelu Lukaku, cuando las cosas van bien es reconocido como el goleador belga pero cuando no llegan los resultados le recuerdan su origen africano. Esto nos explica que el proceso de asimilamiento cultural es complejo y toma tiempo pero estos hitos con éxitos deportivos que enorgullecen a toda una nación contribuyen a generar un reconocimiento de los protagonistas como sus hijos legítimos.

Yvan Gastaut quien es historiador de la Universidad de Niza pronostica en un artículo periodístico que llegará un momento en que en los países europeos carecerá de importancia el origen racial de los jugadores. Finalmente nos estaremos convirtiendo en una aldea global y este fenómeno no será ajeno solamente a Europa sino que se repetirá en todo el mundo.

Los sueños nunca fueron fáciles de hacerse realidad y muchos ciudadanos africanos decidieron dejar su tierra para perseguir los suyos, sin saber que con esa decisión generarían las condiciones para que sus hijos pudieran alegrar a millones de hinchas de esa nueva tierra que los había recibido de manera hostil. Estos hijos de la adversidad con hambre de gloria se han convertido en los Lukaku, Mbappé, Kompany, Dembele, Pogba, Matuidi y muchos más que hoy brillan en la órbita del futbol mundial representando el orgullo de ser franceses, belgas y alemanes.

La vida a veces es irónica y nos brinda todos los días lecciones pero la inmigración africana en Europa a partir del fenómeno del futbol ha empezado a verse con otros ojos y ha permitido a esos miles de inmigrantes de ese continente levantar la cabeza con orgullo por un momento y sentirse parte de una nación.

Related Post XX

By |2018-08-21T14:59:40+00:00julio 13th, 2018|Cultura y Actualidad|Comentarios desactivados en El futbol, la inmigración africana y el sueño europeo

About the Author:

PhD en Estudios Internacionales de Graduate School of Asia Pacific Studies de la Universidad de Waseda, Japón. MBA de ESAN. Maestría en Economía y Regulación de los Servicios Públicos de la Universidad de Barcelona. Maestría en Derecho Empresarial y Abogado de la Universidad de Lima. Director de Educación a Distancia de ESAN. Ha realizado estudios de diagnóstico de cultura organizacional y clima en empresas de diferentes sectores y es un propulsor de la importancia de la cultura organizacional como factor determinante en la estrategia de las empresas. En la actualidad está trabajando en la incorporación de elementos culturales como una herramienta de desarrollo en contextos globales. Professor, Management area. MBA, ESAN, Peru. Master in Economics and Public Services Regulation, Universidad de Barcelona, Spain. Master in Bussiness Law and Bachelor’s Degree in Law, Universidad de Lima, Peru.